Reseña | Lady Bird

¿Ser o no ser?

Año: 2017
País: Estados Unidos  
Duración: 94 min
Directora: Greta Gerwig
Cast: Saorise Ronan, Laurie Metcalf, Lucas Hedges, Timothée Chalamet
Nominaciones: Mejor Película, Mejor Actriz(Saorise Ronan), Mejor Actriz de Reparto (Laurie Metcalf), Mejor Director (Greta Gerwig), Mejor guión original (Greta Gerwig)

En la adolescencia tenemos un tremendo antagonista, nuestros padres quienes parecen querer todo lo contrario a lo que nosotros queremos. Christine McPherson o Lady Bird como ella se autonombra no es ajena a este sentimiento, pues entre un remolino de sueños, deseos y cosas por las que luchar debe decidir entre su futuro y la relación que tiene con sus padres.

El primer fotograma de la cinta nos muestra a una madre y su hija acurrucadas en una cama, situación que afortunadamente para muchos no es ajena, dentro de los primeros minutos podemos darnos cuenta que se trata de una relación complicada, llena de contrastes aunque eso sí, mucho, mucho amor.

La cinta nos devuelve a aquellos momentos en los que soñábamos con ser grandes e independientes, y en los que la imprudencia de la juventud nos jugaba malas pasadas con nuestros viejos, las actuaciones son muy apegadas a la realidad del día a día en familia. Lady Bird vive con sus padres, su hermano y la novia de su hermano, pareciera ser que ninguno de los miembros de la familia encaja, puesto que todos son opuestos, sin embargo esas diferencias los unen, conforme pasan los minutos sientes que formas parte del film, ya sea porque alguna de las situaciones te ha pasado o porque uno de sus personajes te recuerda a alguien muy cercano, sea como sea la película logra su cometido; retratar crudamente el proceso de crecer.