Reseña | Ecos del Mad Cool 2018

El festival madrileño está en camino a convertirse en el más importante de España.
Durante 3 días, Madrid fue el epicentro musical del mundo…

Y no era para menos, el ‘hype’ generado desde finales del 2017 tras la revelación del cartel de la 3ra edición del Festival Mad Cool provocó que medios especializados en el ámbito musical lo etiquetaran como ‘El mejor de 2018’.

Pearl Jam, Depeche Mode, Jack White, Tame Impala, Franz Ferdinand, Massive Attack, QOTSA, NIN, Arctic Monkeys y Underworld encabezaron un potente lineup que atrajo a 240 mil personas (80 mil por día) al caluroso verano de la península ibérica.

La curación musical atendió a todos los gustos musicales, desde el rock en español, representado por ídolos locales como Maga e Iván Ferreiro, pasando por el Pop chiclosón de Dua Lipa y Jain, el Folk ‘exdepresivoahorabuenaonda’ de Eels, el Indie de Fleet Foxes, Yo La Tengo y Real State, hasta los beats de Justice, MGMT, así como el poder de ATDI y el BRMC.

Ahí la fila a las 4 de la tarde. Es la cerca del acceso principal de IFEMA, para entrar al Mad Cool debías atravesar ese recinto y pasar por debajo de la M-11.

El incremento en el aforo, que pasó de los más de 100 mil registrados en sus anteriores ediciones en ‘Caja Mágica’, llevó a los organizadores a mudar el festival a un descampado de 100 mil metros cuadrados al norte de la ciudad, en el barrio de Valdebebas, espacio que, aún resultó pequeño para la cantidad de gente que se movía entre los 7 escenarios del festival.

Desde aquel fin de semana de julio, incluso desde varias semanas antes, cientos de caracteres han sido empleados para hablar, positiva y negativamente, del festival; es verdad, la organización tuvo fallos importantes en rubros clave, como los accesos el primer día y la incertidumbre en cuanto al transporte, al tiempo que la información oficial fluía de manera intermitente.

Tan cerca y tan lejos. Luego de la foto, transcurrieron 45 min para poder cruzar ese arco, en la fila llevaba cerca de 1 hora

Sin embargo, ante el caos, las enormes filas y los ‘sinsentidos’, la música ejerció ese extraño poder para controlar a las masas, erigiéndose como la protagonista de la fiesta, que no pudo evitar salir raspada en el jaloneó (cof, cof, Massive Attack, cof, cof) pero se mantuvo firme, estoica y complació al público con espectaculares shows y un despliegue tecnológico (audio-video) que quisiéramos ver pronto en un festival mexicano; sí, te estoy hablando a ti Corona Capital.

Aquí una serie de fotografías, pensamientos y anécdotas de un chilango que visitó, por primera vez, Madrid para ser testigo de la tercera edición del Mad Cool.

#LaGentedelMadCool Así se ven las 7 de la noche en el verano de Madrid

El verano en España es bien pinche caliente…

No, no estoy tratando de parafrasear el coro de alguna canción, es MUY CALIENTE; situación que invita a estar todo el tiempo en pantalones cortos, sandalias y camisas hawaianas (que golazo te apuntaste Pull & Bear), en el caso de los hombres; para las mujeres, los vestidos, las blusas cortas y los sombreros fueron la norma.

#LaGentedelMadCool La vista hacia uno de los escenarios principales del festival

Comento esto porque, desde el momento en que vi el ‘grid’ de horarios del festival, me extrañó de sobremanera que los shows arrancaran a las 6 de la tarde; acostumbrado a que en América las cosas arranquen pasado el medio día (Vive Latino, Corona Capital, Lollapalooza, NRMAL, Ceremonia, etc.) aquí la actividad iniciaba a la hora antes mencionada y se extendía hasta cerca de las 4 de la mañana.

Desde el medio día y hasta pasadas las 5 de la tarde no hay nadie en la calle, además de que están ‘de siesta’, el calor es insoportable a esa hora.

Doppelganger, La versión ibérica de Jons Barredo

Las constantes advertencias de P por fin hacían sentido, aún a las 7 de la noche, momento aproximado en el que entramos al festival, el sol caía a tope chamuscando la piel de la gente que, poco a poco, ingresaba al ahora llamado ‘Espacio Mad Cool’.

¿La solución ante ‘lacaló’? Mi nuevo vicio, mantenerse ‘fresquito’ con el tinto de verano.

Perdimos a Iván Ferreiro en la fila; sin embargo, alcanzamos a llegar a Eels, acto que por primera vez tendría la oportunidad de presenciar; Las letras de Mark Oliver Everett me acompañaron durante la prepa y la universidad, generando en mi una extraña fascinación, sobretodo el magnífico “Beautiful Freak”, el “Electro-Shock Blues” y el “Blinking Lights and Other Revelations”.

Eels, desde el límite de la ‘zona vip’ del escenario

Eels se aventó un agradable paseo a través de su extensa discografía; claro, haciendo énfasis en los temas que forman parte de “The Deconstruction”, álbum que publicó a inicios de este año y muestra una faceta más ‘brillante’ (como el sol de Madrid) y alegre en la faceta musical del buen Mr. E.

#LaGentedelMadCool Otra vista del escenario donde tocó Eels

Para los que apenas decidieron entrarle a Eels, aquí dos datos interesantes.

Actualmente, cientos de personas identifican a Everett gracias que interpretó al antisocial ‘Bryan’ en la popular comedia producida por Netflix, ‘Love’.

Algunos de los asistentes comentan, entre susurros, las tragedias familiares que han marcado la música de Mr. E; al respecto, P me comentó que tenía ganas de conseguir el libro que publico en 2006. Dos días más tarde, encontramos “Cosas que los nietos deberían saber” (2006) en esa paraíso geek llamado FNAC.

#LaGentedelMadCool Chico Listo.

AUDIO, VIDEO, DISCO…

Parafraseo el título y el coro de uno de los sencillos más populares de Justice, para hacer mención del impresionante despliegue audiovisual que el Mad Cool realizó para su tercera edición.

Dejando a un lado las fallas técnicas que se presentaron en el rubro administrativo (ingresos y barras), el festival respondió a la expectativa del público ávido de olvidar el mal rato que pasó durante el dantesco acceso y se dejó embelesar por el impecable sistema de sonido con el que contaba cada escenario.

#LaGentedelMadCool Amor de Verano.

Todos sabemos que la fidelidad y nitidez del sonido dependerá de la ubicación que consigas entre la audiencia, P y yo paseamos a lo largo de la reducida configuración del ‘espacio Mad Cool’; en algunas ocasiones logramos estar muy cerca de la barra que divide al público del escenario, en otras disfrutamos de los shows a la altura de las consola de audio y, sólo en los Arctic Monkeys, decidimos escuchar a lo lejos y sentados sobre el pasto artificial que forró la árida superficie del lugar.

En todos los lugares que nos ubicamos para disfrutar de los shows, el sonido fue impecable, cosa que no cualquier festival puede presumir; de nuevo te hablo a ti Corona Capital, a ti también Vive Latino.

Mención aparte merecen las pantallas en los escenarios principales.

Tame Impala. Durante el show, exprimió a tope la configuración del escenario

No sé si mis pobres fotografías lo puedan reflejar, pero el tamaño de los dos escenarios principales era ENORME, las estructuras contaban además con un par de pantallas que, prácticamente, eran del mismo tamaño de lo que, con mi pobre conocimiento de la nomenclatura adecuada, llamaré ‘escena’.

El escenario ‘Mad Cool’

Las bandas que exprimieron a tope esta bondad: Tame Impala, Pearl Jam, Depeche Mode y Franz Ferdinand; el resto se limitó a reproducir las imágenes que el crew de camarógrafos enviaba al master de video.

Jack White, la vista que tenía una de las pantallas del escenario ‘Madrid te Abraza’

#LaGenteDelMadCool

#LaGentedelMadCool Música y amigos, combinación ganadora

El lineup del Mad Cool definió desde el inicio al público que asistió al festival, teniendo como cartas fuertes a agrupaciones consagradas, era de esperarse que la afluencia rondara, aproximadamente, entre los 25 y los 45 años o más.

No hubo adolescentes devastados en alcohol o dudes violentos haciendo gala de su embriagada hombría, no hubo empujones ni apretones, o, al menos, no nos tocó ver nada parecido durante los shows y las caminatas entre escenarios.

#LaGentedelMadCool Buscando un lugar

¿Nos veremos así cuando estemos mayores?

P preguntó en algún momento de aquel fin de semana, y el pensamiento quedó botando en mi cabeza todo el tiempo; lo menciono porque reflexionábamos acerca de la evolución en la idiosincracia generacional.

También señalaba que en España la generación que esta por delante de nosotros, personas entre los 40 y 50 años, ha dejado de lado, por lo menos en algunos sectores, la paternidad, la preocupación por un ‘futuro estable’, por incluso el matrimonio formalizado legalmente, para dar paso al entretenimiento, al coleccionismo, al estatus económico relajado.

#LaGentedelMadCool Enjoy hoy

Lo que no pudo faltar y se sigue expandiendo como el sargazo en las costas del Caribe Mexicano son los ‘parlanchines’ que deciden contar su última hazaña laboral mientras Franz Ferdinand, por poner un ejemplo, ofrece una actuación memorable.

Otro elemento a destacar, determinado quizás por el tipo de publico que asistió al festival, es que las ‘grabaciones de teléfono móvil’ se presentaron de manera mínima; una foto por aquí, un video corto por allá, nada que ver con los asistentes que pasan todo el show grabando con el flash encendido, documentalistas de ocasión que, tras realizar la grabación olvidan el archivo en algún rincón de la memoria de su celular.

#LaGentedelMadCool Grabando vertical porque YOLO

Acá no, la gente se concentraba en ser parte del show, en vivirlo para después contarlo; al final de los tiempos, la tradición oral será la que perdure, más allá de los avances tecnológicos.

Amor por la música

A continuación, una pequeña galería

#LaGentedelMadCool keep on rockin in the free world

#LaGentedelMadCool

Doppelganger, La versión ibérica de Lucy Sanabria

Mayone

Real State

#LaGentedelMadCool La sombra de la torre de audio

#LaGentedelMadCool En España, la ‘Rueda de la Fortuna’ se llama ‘Noria’

ATDI

Jack White

Francisco Fernando en acción

#LaGentedelMadCool El rock es para todos

#LaGentedelMadCool Amor y Paz en Hi8

#LaGentedelMadCool

#LaGentedelMadCool

Mad Cool, nos hiciste sufrir, aún así… nos volveremos a ver.