Awsome Nickelodeon | Isla de Perros

La perfección del imaginario de Anderson

Wes Anderson vuelve nuevamente a la pantalla grande con una de las películas más esperadas del año, la maravillosa Isla de Perros realizada en Stop Motion, la cinta de 101 min resulta estar a la altura de las expectativas planteadas.
Como siempre se nota la meticulosidad de Anderson en cuanto a lo visual se refiere, el cuidado de los planos, pero sobre todo la intención de ellos.

En cuanto a recursos cinematográficos nos referimos hay que hacer hincapié en el uso del lenguaje. En los primeros minutos de la cinta se presentan el mundo y sus reglas que nos sitúan en un país oriental lleno de tradición; Japón. Volviendo al idioma, es recurrente que muchas películas de producción Estadounidense situadas en países y culturas ajenas a ellos, los personajes hablen en inglés y no su lengua natal.

Esto es lo que hace de Isla de Perros una película autentica pues el director respeta mucho esa parte y la convierte en un elemento narrativo en la cinta, que narra la historia de un grupo de perros exiliados de la ciudad de Megasaki, a causa de una fiebre de hocico, enfermedad que puede llegar a ser contagiosa para los humanos también.  Es entonces cuando el alcalde Kobayashi fanático de los felinos da la orden de que todos los perros, callejeros y de casa sean llevados a una isla.

El primer perro en ser trasladado a la isla es Spots, perro guardaespaldas del pupilo del alcalde Kobayashi.  El niño al darse cuenta huye a la isla en busca de su perro, al llegar se encuentra con una manada de simpáticos perros que le ayudarán a conseguir su objetivo.

La cinta aborda muchos puntos importantes  como el abandono a las mascotas, los regímenes autoritarios, la experimentación en animales y por supuesto la industria farmacéutica.

Como recomendación está el disfrutar la cinta en su idioma original, ya que mucho del encanto del filme recae en ello.
Si hubiese algo malo que decir sobre ella esta el hecho de que es de muy difícil acceso, ya que se encuentra exhibida en muy pocas salas, de las cuales un gran porcentaje tiene un costo poco accesible para muchas personas.